Luis Gámez Lomeña es Venerable Maestro de la Logia Pitágoras de Málaga del Gran Oriente de Francia (GODF). Visitó Ceuta el pasado 17 de noviembre para celebrar una Tenida con ocasión de la creación del Triángulo Hércules en nuestra Ciudad Autónomaa la que asistió un importante número de mason@s de toda Andalucía y Ceuta. El Faro estuvo ahí.

Preguntas  

 

-¿Usted es francmasón?

“Mis hermanos me reconocen como tal”, creo que esta es la mejor respuesta a su pregunta, tal y como viene recogido en los centenarios textos de la masonería. Yo soy francmasón en la medida en que me siento como tal, pero también porque mis iguales así lo consideran.

 

-¿Qué es la Masonería?

-La mejor definición de la Masonería viene recogida en la Constitución del Gran Oriente de Francia (GODF) que la define como “una institución esencialmente filantrópica, filosófica y progresiva, que tiene por objeto la búsqueda de la verdad, el estudio de la moral y la práctica de la solidaridad; trabaja por la mejora material y moral, el perfeccionamiento intelectual y social de la Humanidad. Tiene por principios la tolerancia mutua, el respeto a los demás y a sí mismo y la libertad absoluta de conciencia. Tiene por divisa Libertad, Igualdad y Fraternidad. Da una importancia fundamental a la laicidad”. Así es la masonería, y a eso nos atenemos las mujeres y hombres que la integramos.

-Alude al Gran Oriente de Francia..

-El Gran Oriente de Francia es una obediencia masónica adogmática que tiene ya 300 años de historia, cuyos miembros fundadores alumbraron la revolución francesa. Al GODF están federadas unas 1.400 logias en todo el mundo, con alrededor de 55.000 miembros. Desde su creación, y a grandes rasgos, es preciso reseñar que el trabajo del GODF se ha encaminado en el combate por la justicia, la dignidad, el progreso social y científico, la laicidad y la emancipación del género humano.

 

-¿Cuál es el funcionamiento interno de una logia?

-Aquí prevalece la democracia en estado puro. Por ejemplo, la presidencia de cualquier logia (a la que también llamamos Taller) es la consecuencia de la democrática elección llevada a cabo por todas las mujeres y hombres que integran esa logia. Aquí, un hombre o una mujer equivale a un voto.

 

-En el imaginario popular la masonería aparece como una sociedad secreta…

-La masonería, o francmasonería que es lo mismo, no es una organización secreta, es discreta. Como es fácilmente comprensible, si fuésemos “secretos” usted no podría estar entrevistándome ahora, ni haríamos públicas nuestras informaciones. En cuanto a lo de “discreta”, quiero matizar que esa discreción viene motivada por nuestra forma de trabajar. La otra razón es la persecución de la que los masones siempre han sido objeto y que tantas vidas y penurias nos ha costado. Tener el librepensamiento por bandera y rechazar los dogmas, anteponiendo siempre la razón, suele tener estas duras consecuencias antes y ahora…y a pesar de todo, seguimos trabajando por un mañana en el que se destierren esa circunstancias.

 

-¿Cómo trabajan, pues, los masones?

En la Masonería, nuestros trabajos en basan en rituales, en símbolos y herramientas (escuadra y compásson quizás las más conocidas) que tienen un significado filosófico concreto en el seno de la masonería, pero ninguno en el mundo profano.

 

-¿Símbolos y herramientas, por qué?

No podemos obviar que la Masonería desciende directamente de los constructores de templos sagrados. Por ello, se utilizan símbolos que se utilizaba para la talla de piedras y la construcción de catedrales. Es común, cuando se habla de masonería, aludir al compás, a la plomada, a la escuadra, al martillo o al cincel. Estos símbolos tienen todos una función concreta en nuestros ritos, pero siempre son un modo para llevar a cabo un razonamiento o una exposición, nunca un fin en sí mismo. No se pude confundir el uso de símbolos, o simbología que se utiliza en el GODF, con la simbolatría de adorar al símbolo por el símbolo, algo propio de las creencias dogmáticas.

Alude a los ritos…¿No tiene esto un tinte iniciático?

La masonería, en sí misma, es iniciática. El rito cubre las necesidades espirituales del hombre actual, sin necesidad de acudir a ningún tipo de dogma. Solemos referirnos a la espiritualidad masónica como cimiento esencial que funda la especificidad y acción de los francmasones, en nuestra doble búsqueda iniciática: la íntima y personal y la apertura hacia el otro, en ese proceso de construcción personal y social en que se implica la Masonería. Se trata de una espiritualidad laica, pautada por el rito y vehiculada por éste hacia el exterior de la logia: “nuestros hermanos y hermanas no aspiran al reposo; prometen continuar, fuera del Templo, la obra masónica”. Espiritualidad que, indefectiblemente, ha de concretarse en el compromiso con una Humanidad más feliz y luminosa.

 

¿Qué es un Triángulo masónico?

-Es una estructura masónica en la que se reúnen un mínimo de tres hermanas y hermanos que se encuentran lejos de su logia madre. Pero, además de celebrar reuniones, promueven la extensión de la Masonería en el Oriente en el que está implantado el Triángulo con el fin de formar una Logia. Es lo que está ocurriendo en Ceuta, donde varios hermanos y hermanas están trabajando mucho y bien con el fin de implantar en breve la Logia Hércules del GODF.

 

¿Cómo valora entonces el estado la masonería en Ceuta?

-Puedo decir con orgullo que la Francmasonería en Ceuta es una luz cargada de pasado, presente y futuro. El pasado 17 de noviembre celebramos una tenida en esta ciudad autónoma, y hemos podido comprobar el empuje que nuestros hermanos y hermanas están dándole al proyecto. No nos cabe ninguna duda de que el Triángulo Hércules recibe la luz de aquellos masones que, trágicamente, fueron asesinados nada más empezar la guerra civil. El Hermano Antonio López Sánchez-Prados es el más conocido, pero desgraciadamente no fue el único. Pues esa luz, que a pesar de los pesares, ha podido atravesar décadas de olvido y de represión, es la que hará brillar la Logia Hércules del GODF en Ceuta.

 

-¿Cómo vive este resurgir de la Masonería ceutí?

-Con mucha ilusión, como no puede ser de otra forma. Esta ciudad ha tenido una enorme tradición masónica, como bien explica en su magnífico libro (MASONERÍA EN CEUTA. Origen, guerra civil y represión 1821-1936) el historiador ceutí, Francisco Sánchez Montoya, obra que por otro lado est

á llamada a ser un referente para los estudiosos de la Masonería. Además, cuando “levante columnas” la Logia Hércules, se dará el hecho histórico que será la primera vez que una logia del GODF vea la luz en Ceuta. Así, este resurgir de la Masonería ceutí sólo puede ser celebrada como lo que es, como una transmisión de los trabajos de los viejos masones que operaron en esta ciudad y como un avance de la razón frente a un oscurantismo cada vez más palmario.

 

¿Cualquiera puede ser masón?

-Puede ser francmasón o francmasona cualquiera que reúna “los requisitos de ser libre y de buenas costumbres”, como viene transcrito en los textos masónicos. Dicho de otra forma, en la Masonería puede ingresar cualquiera que no tenga servidumbres de pensamiento, que demuestre tener inquietudes sociales o una alta formación moral, pero que, en ningún caso se puede confundir con tener titulaciones universitarias o una alta posición social, por ejemplo. En la Logia Pitágoras, como en el Triángulo Hércules, hay jardineros, médicos, empleados, periodistas, funcionarios (locales, autonómicos y estatales) abogados o albañiles… es decir, un fiel reflejo de la sociedad. Así como no se le exige a nadie que tenga, o deje de tener una creencia religiosa, tampoco se le pide nada al respecto de la formación. No sería lógico que una organización que trabaja por una sociedad en la que la Libertad sea la base, la Igualdad el medio y la Fraternidad el fin, hiciese distingos o fuese elitista. Quien hace eso, o piensa así, nunca puede considerarse francmasón.

 

¿La Masonería es una secta?

-No, en absoluto. Esto forma parte de las campañas de desprestigio a las que la Masonería se ha visto sometida desde su creación, hace más de 300 años. En Masonería no es fácil entrar (formularios a rellenar, varias entrevistas, etc) pero es tremendamente fácil salir. Con querer irse, es suficiente. Aquí predomina la razón y obviamente la democracia pura. No existen los dogmas, las deidades o cualquier cosa que esclavice al ser humano. Otra cosa muy distinta es que quienes quieren imponer el dogmatismo como forma de esclavitud nos vean como sus enemigos… y ahí sí tienen razón.

 

-Dicen de la Masonería que es antirreligiosa…

– En absoluto. Eso es rotundamente falso. Lo que sí rechazamos es cualquier afirmación dogmática, y dejamos a la apreciación de cada hermana o hermano sus creencias religiosas, o su no creencia, como profesar una fe, o no hacerlo. Bueno será señalar que numerosos miembros del Gran Oriente de Francia son creyentes y practicantes de distintas religiones, lo que no les impide defender la laicidad,a la que le concedemos una importancia fundamental; es decir, separar las cuestiones religiosas de las cuestiones de Estado. Para nosotros, es algo fundamental.

-¿Se hace política en las logias?

-Una vez más, un no tajante. Quienes integramos una logia del GODF formamos un colectivo de librepensadores críticos donde argumentamos y convivimos con otras opiniones, con el pensamiento propio, razonado, coherente.Entre quienes componemos el GODF, y en el seno de las instalaciones masónicas, está expresamente prohibido hacer proselitismo político, y más aún, polemizar con otros miembros. Ello no impide que algunos hermanos y hermanas pertenezcan a formaciones políticas de distinto color, y que incluso algunos de ellos sean personalidades destacadas de la política activa. Ahora bien, que el GODF no sea un partido político no impide, evidentemente, que se aborden temas sociales y de interés general.