Un Venerable Maestro del GODF (Gran Oriente de Francia) en España aseguraba hace poco, en unas declaraciones públicas, que la búsqueda de la Fraternidad es absolutamente incompatible con la ausencia de mixticidad en la Masonería. Y así es.

Lejos de ser un lugar exclusivo para hombres (algo que, por otra parte, no reviste ninguna lógica), las logias del GODF en general, y de la Logia Pitágoras de Málaga y del Triángulo Hércules de Ceuta en particular, se componen tanto de mujeres como de hombres con un claro compromiso con la evolución de la sociedad.

La presencia de la mujer en la masonería se remonta al siglo XVIII con un nombre propio: Miss Aldworth, considerada como una revolucionaria en la Irlanda de su época. Tras la prohibición papal de la Masonería, su padre, el Conde Doneraile, fundó una Logia en la casa familiar, ya que, como muchos masones en las sociedades católicas, debían constituirse y reunirse en secreto en domicilios particulares que se utilizaban como templos masónicos. Aldworth, que oía el transcurrir de toda la ceremonia desde una habitación contigua a la estancia donde se celebraba la tenida, se interesó vivamente por la forma de trabajar de los francmasones y de sus ideales. Así, y no sin alguna que otra controversia, en 1732 se convirtió en la primera mujer masona de la historia. El paso estaba dado. Mismos derechos, mismo deberes, mismos compromisos, misma búsqueda del progreso de la Humanidad: así se contempla en el Triángulo Hércules de Ceuta, como en el resto de Logias del Gran Oriente de Francia el trabajo de las Hermanas y de los Hermanos que integran la Francmasonería.

Libertad, Igualdad, Fraternidad

Bajo los principios de libertad, igualdad y fraternidad, se encuentra el papel del ser humano: libre, igual y fraternal. La mujer, tras siglos de represión y constante desigualdad, tiene la oportunidad de trabajar como obrera para recibir la Luz del Conocimiento, porque cada una de las mujeres que actualmente trabajan en el seno de la Masonería desempeña un papel importantísimo: sostener uno de los pilares del progreso en nuestra sociedad, trabajando del mismo modo que el hombre, con los mismos oficios y las mismas responsabilidades. Así, la francmasonería adogmática cuenta con Hermanas que son Venerables, Maestras, Compañeras o Aprendizas, de norte a sur y de este a oeste…y el Triángulo Hércules de Ceuta no podía ser menos.

La Francmasonería es, pues, el más vivo ejemplo de igualdad entre mujeres y hombres que, constantemente a lo largo de la historia, se han comprometido en seguir avanzando hacia el progreso de la humanidad, desde la unión y el apoyo mutuo y sin distinciones de ningún tipo.

Como afirma una francmasona del Triángulo Hércules de Ceuta: “Trabajamos para construir un mundo mejor y para ello contamos con mujeres y hombres que tengan como pretensión la mejora de la humanidad. Es muy probable -asegura-, y en el caso de las mujeres aún más, que acudan al tópico de decirnos que nos empeñamos en defender la utopía, cuando es precisamente la Utopía la que permite que las sociedades avancen en sus conquistas sociales”. El poeta francés Louis Aragón afirmaba en sus versos que la mujer era “el futuro del hombre”, y la célebre francmasona Louise Michel advertía de que de la lucha de las mujeres nacería un mundo nuevo.

Así pues, y bajo las premisas de Libertad, Igualdad y Fraternidad en el Triángulo Hércules de Ceuta, trabajan mujeres y hombres de distinta condición social pero con un mismo ideal: el progreso del género humano construyendo un mundo en el que, partiendo del propio crecimiento personal, eliminando las barreras y los prejuicios que injustamente segregan a los seres humanos.

Triángulo masónico

Para finalizar, recordamos que un Triángulo es una formación masónica que permite la reunión de Herman@s que todavía no pueden formar una Logia, y que vivan en un Oriente (ciudad) alejado de su logia madre (en este caso, Málaga). Esta estructura posibilita que se mantengan los lazos de solidaridad y apoyo mutuo entre l@s herman@s, al tiempo que también promoverá la extensión de la Masonería en Ceuta con el fin de formar una Logia.